¿Qué es el SAL?

De Acuerdo con el Artículo 5 de los Estatutos de Movimiento Internacional de Apostolado de los Medios Sociales Independientes (MIAMSI), el Secretariado de América Latina (SAL), es la agrupación regional del MIAMSI que abarca las áreas de México, Centro América, el Caribe y Sudamérica.

El SAL acepta y adapta los principios del MIAMSI a la realidad particular de las áreas geográficas mencionadas. Los movimientos que constituyen el SAL practican la pedagogía del “Ver, Juzgar y Actuar” y adoptan metodologías en base a la Revisión de Vida, la Meditación de la Palabra de Dios y la Encuesta,

Como movimiento de evangelización en el medio social independiente y sin apartarse de los principios del MIAMSI, cada movimiento nacional para su acción evangelizadora tiene en cuenta las realidades de su respectivo país y la peculiaridad de los procesos que le son propios. Su acción se concibe en el marco de los principios y criterios de evangelización de la Iglesia de su país y de la Iglesia Latinoamericana.

El SAL, como agrupación continental tiene las siguientes finalidades:
a) estar al servicio tanto de los movimientos nacionales como del propio MIAMSI, en función de las necesidades de los mismos;
b) constituirse en canal de mejor conocimiento entre movimientos;
c) promover contactos, encuentros, visitas, intercambios de ideas para facilitar que los miembros de los movimientos compartan entre si sus problemas, inquietudes y posibles acciones;
d) constituirse en enlace con otras agrupaciones regionales del MIAMSI y con la Junta Internacional con sede en Roma;
e) promover una mayor conciencia de Iglesia, a nivel latinoamericano y mundial;
f) promover y facilitar la vinculación y el encuentro con otros movimientos, sobre todo de Acción Católica Especializada, con el objeto de apoyarse mutuamente y de compartir experiencias que ofrecen una apertura a otras realidades;
g) motivar a los movimientos nacionales a reunirse, estar en contacto entre si y con otros movimientos y el Episcopado, todo esto en orden a la realización de su misión profética;
h) coordinar la acción de los movimientos a nivel latinoamericano;
i) promover la creación de nuevos movimientos nacionales de evangelización en el medio social independiente en aquellos países del área donde todavía no existen.

Para realizar sus finalidades el SAL ha constituido un organismo que es la Asamblea General, y un organismo ejecutivo que es el Equipo de Servicio.

La Asamblea General, compuesta por dos delegados de cada uno de los movimientos afiliados al SAL, fija las líneas generales de la política del Secretariado, estudia y aprueba los planes de trabajo y organización que le presenta el Equipo de Servicio, elige a los miembros del Equipo de Servicio, considera y aprueba los Presupuestos bianuales del Secretariado y en general delibera y resuelve sobre cualquier asunto de interés general del Secretariado. Para esto se reúne cada dos años. En lo posible una reunión tiene lugar simultáneamente con la realización de la Asamblea Mundial del MIAMSI y la segunda junto con el Encuentro Latinoamericano. Los ELAM tienen como finalidad poner común las experiencias recogidas por los movimientos nacionales, ser instancias del diálogo, comunicación y formación en cuanto a los fines, objetivos y acciones de los movimientos.

Deja un comentario

*